jueves, 2 de junio de 2011

Trilogía del Abismo - William H. Hodgson

Dirección literaria: Rafael Díaz Santander, Juan Luis González Caballero y Agustín Izquierdo Sánchez
Traductor: José María Nebreda, Francisco Torres Oliver
1ª edición: mayo de 2005
Colección Gótica nº58
Editorial Valdemar

Me han dejado este libro sobre un autor que me era vagamente conocido. Y digo vagamente porque había leído el cómic La casa en el fin de la tierra, sin saber nada del autor original de la novela.
William H. Hodgson nació en Inglaterra en 1877 y a los catorce años se embarcó por primera vez seducido por la vida marinera. Debió de pasarlo bastante mal, ya que (aparte de sus declaraciones al respecto que son muy claras) cuando luchó en la Primera Guerra Mundial, no quiso hacerlo en la Marina a pesar de tener el título de oficial. Sin embargo la mayoría de sus historias tienen que ver con el mar.
Este volumen recoge tres novelas del autor:
  • Los botes del "Glen Carrig" (The boats of the "Glen Carrig")
Los tripulantes de un barco que ha naufragado y van a la deriva sobre unos botes, van a parar a una extraña isla habitada por formas de vida desconocidas y mortíferas.

Un relato de aventuras muy entretenido, me recordaba a los relatos de Howard y a Piratas del Caribe, en los que hay mundos y seres desconocidos y sobrenaturales.
  • La casa en el confín de la Tierra (The house of the borderland)
Dos amigos que están de vacaciones en lo más profundo de Irlanda cuando encuentran un diario en las inquietantes ruinas de un edificio oculto en un bosque. En el diario un anciano relata los extraños hechos que empiezan a ocurrir en su casa, una casa que está fuera del espacio tiempo.

Uff, a pesar de que creo que debe ser de los relatos más famosos de Hodgson, se me ha hecho muy pesado, sobre todo la parte onírica (en la aburrida línea del Randolf Carter de Lovecraft). Me ha costado mucho terminarlo.
  • Los piratas fantasmas (The ghost pirates)
Un marinero que desea volver a casa cuanto antes, se embarca en un barco con fama de estar maldito. Todo parece ir bien al principio, pero pronto empiezan a ocurrir cosas extrañas, sombras que se mueven y atacan a la tripulación, barcos que aparecen y desaparecen, y marineros que mueren en raros accidentes...

Las historias de terror en el mar me parecen mucho mejores, aunque están plagadas de términos marineros como "la cofa de trinquete", "el cairel de coronamiento" y "la flechadura de la jarcia de estribor", menos mal que al final del libro han añadido un glosario de términos naúticos y unos gráficos de barcos con los nombres de cada lugar señalados.

Hodgson falleció en 1918, cuando luchaba en la Primera Guerra Mundial. Ese mismo año escribió a su madre desde las trincheras una carta de la que reproduzco una frase que nos hace conscientes de lo que supuso su pérdida: "Si sobrevivo y, de alguna manera, puedo salir de aquí (y, por favor Dios, espero que así sea), qué libro podría escribir si mi "vieja" habilidad con la pluma no me ha abandonado".

No hay comentarios:

Publicar un comentario